La profe Euge

Uno anda por ahí, observando aves y contando acerca de los pájaros que ve. Los binoculares, la libreta de campo, la cámara fotográfica... son elementos que no faltan en la mochila de observador. De paso uno va contagiando la curiosidad y se sorprende de los ecos que se van generando.
El otro día mi profe de dibujo, del Taller de Euge, vió un pajarito en un matorral mientras esperaba el colectivo, sacó su libretita y comenzó a tomar apuntes "dibujados". Al rato me lo mandó por un mensajito con una breve descripción: pajarito, marroncito, cuerpito bolita fueron los detalles más sobresalientes...
Y obviamente, una cosa es que bocete yo y otra es que bocete mi profe, que es una artista consumada:
Lo importante, es contagiar la curiosidad por las aves que nos rodean y despertar la necesidad de conservar el ambiente.
¿Cómo...? ¿No lo identificaron...? Pasen el mouse por aquí debajo....

Ratona Común

1 comentario:

Leandro Marbán dijo...

Qué belleza loco!!! Ojalá pudiera llegar a dibujar así en mi próxima vida =)