Un peregrino

El domingo regresé al mismo lugar donde ayer había observado varias aves llamativas. Quería confirmar los avistajes, saber si ellas seguían allí y volver a disfrutar la alegría de encontrarlas. Se trataba de varias especies: la Ratona Aperdizada, el Varillero Ala Amarilla, el Junquero y el Peuquito. Un repertorio amplio que nos alegró en la primera salida de campo del Curso que habitualmente dictamos.
Entré al predio pidiendo permiso. El dueño me recibió con buena atención y me autorizó a pasar. Caminé lento mirando de reojo a un caballo pues debajo de ellos había una bandada de Tordos Renegridos. El caballo al verme se acercó confiado en que traía algo para él. Yo solo llevaba mi cámara pero me alegró su acercamiento pues la bandada quedaba al descubierto. Unos cinco o seis tordos, un macho, varias hembras y al menos un juvenil. Saqué la cámara dejando al caballo de lado, la encendí y comencé a enfocar.De pronto un alboroto surgió en los tordos mientras en mi oído derecho zumbó un contundente Sssshhhhuuu!!!. En la lente de la cámara un Halcón Peregrino tiraba sus patas hacia adelante buscando atrapar a uno de los tordos. Sin suerte, giró sobre sí mismo y apuntó a otro pero ya los tordos volaban entre saltos y sustos hacia los árboles que no estaban a más de dos metros. El halcón hizo al menos tres intentos, todos fallidos, y empezó a buscar altura.
Sin atinar a más que observar no pude disparar una sola foto. Veloz, dificil de enfocar para mi compacta, comenzó a subir y subir lleno de frustración. Su gorro y patillas inconfundibles, un agujero faltante en las plumas secundarias y ese giro sacando sus garras hacia adelante.
No puedo olvidar el zumbido sobre mi oído. Lo encontré luego muy alto. Supuse que allí estaría pues pensé que haría un intento más por desayunar. Allí salieron las fotos malas pero sirven de testimonio a esta experiencia incomparable.

1 comentario:

Facundo Vital dijo...

Wow!, debe haber sido una experiencia digna de un documental.
Los Halcones Peregrinos son el animal que alcanza la mayor velocidad. (300km/h en picada, y hasta lei que alcanzan los 400km/h)
Con el relato me pude imaginar toda la situación!, gracias!